Alexandro Dupuis

Alexandro Dupuis

Soy Alexandro, nací en la Ciudad de México en abril hace 34 años.

Desde pequeño me encanta maravillarme con la riqueza del mundo, soñar despierto, explorar y contemplar paisajes naturales, urbanos y celestes, lo que por supuesto va de la mano con mi fascinación por viajar, degustar cualquier tipo de platillos y compartir con amigos viejos y nuevos. En esta sección les cuento un poco sobre mi historia personal y cómo se vincula con mi desarrollo profesional. Para más detalles visiten mi perfil de linkedin.

Mi formación ha sido complementada y guiada por personas y maestros increíbles que me han compartido valores, conocimientos, herramientas y distintas perspectivas para ver y disfrutar la vida, ayudandome a ser la persona que soy. A todos ustedes. ¡Gracias!

Estudié Administración de Empresas  en el Tec de Monterrey, dónde gracias a un esfuerzo constante y una sana competencia con mi querida K fui acreedor a mi primera beca por desempeño académico. Durante la primera etapa de la carrera me dediqué distribuir algunos tipos de quesos a una clientela que principalmente estaba conformada por las amigas de la abuela, de mi madre y las mamás de mis amigos. También participé como consultor junior en varios proyectos de consultoría para el desarrollo turístico regional con una de mis grandes mentoras, Alejandra Zorrilla quién ha sido una gran maestra, amiga y compañera por la vida. (Pueden ver su blog Aquí).

Prácticamente todo lo que gané durante esa época lo ahorre para un viaje largo y finalmente pude cruzar el Atlántico para visitar Europa por primera vez en 2005. Fue mi primer viaje largo en solitario en el que visité 8 países y 14 ciudades en 45 días. Un día de estos me pondré a hacer memoria y escribir un poco de lo que me acuerdo de hace tantos años.

Después de graduarme de la universidad, me dediqué a la logística como ejecutivo comercial durante poco más de 3 años, primero en un forwarder y después en el ferrocarril, y aunque me encantaba el tema, por la oportunidad de gestionar embarques desde y hacia distintas partes del mundo (Con la exploración de mapas y sueños de visitar lugares que implica), ver el volumen de flujo y la velocidad de explotación y consumo de materias primas y bienes de todos tipos, decidí perseguir otra pasión que hace tiempo tenía pendiente, hacer algo para contribuir a mejorar el planeta.

Así, apliqué a un Master en Diseño Ambiental, en la Universidad de Calgary, otra vez tomé todos mis ahorros de un par de años de trabajo para un viaje que ahora sería de estudio y alegremente regresé a la vida de “estudihambre” con mi querido tío Jay quien me recibió en su casa durante un año y tuvo que aguantar a su sobrino de casi 30 años que a veces se comportaba como adolescente.

Estudiar fuera me pareció un proceso complejo, muy enriquecedor, pero extraño, en el que me dí cuenta nuevamente que no entendía muchas cosas, me maravillé con conceptos de urbanismo, de ecomomía cirular y pude profundizar en conocimientos de planeación participativa.

En mayo de ese año, certero de que regresaría a México durante un periodo largo, tomé una decisión y me fuí a visitar a K que estaba estudiando un Master en Desarrollo Humano Sostenible en Barcelona, obviamente fue complicado por estar en una relación de larga distancia durante varios meses y derrepente llegar con maletas para quedarse más de un mes, y sobre todo teniendo presupuesto limitado. Este fue el primer periodo relativamente largo que me quede en Barcelona y sobra decir que me enamoré de esta increible ciudad.

Regresé a México con la cartera y cuentas de banco vacías buscando dar en el clavo con el tema para mi tesis del master. Después de un par de meses de explorar varios temas vinculados con el turismo, la economía circular y la logística inversa para el tratamiento de residuos sólidos, un buen día mi mentora y madre, que estaba trabajando para la Agencia de Cooperación de Japón me dijo – ya que puedes hacer tu investigación desde dónde sea, por qué no vienes conmigo al Golfo de Fonseca, en El Salavdor unas semanas y me ayudas a promover el tema de la economía circular con las comunidades de allá – me gustó la idea de hacer un viaje a esta región centroamericana que no conocía y dentro de un par de semanas estabamos llegando a la Unión en el Golfo de Fonseca, que comparten El Salvador, Honduras y Nicaragua.

Durante mi estadía en El Salvador, me tocó participar en una serie de dinámicas de planeación participativa que fueron retroalimentando la metodología del Sistema de Manejo de Visitantes (SMV) de Identidad y Desarrollo que consiste en la implementación de herramientas de gestión, a través de la participación comunitaria, de manera modular y replicable. El objetivo es dar herramientas a las comuniades para tomar control de su entorno, de la gestión turística y de sus localidades como destino, empoderandose para ser ellos quienes toman las riendas del carro de su propio desarrollo personal y comunitario. Me gustó tanto el sistema y la experiencia, que hice mi tesis sobre este tema (Pueden descargar mi tesis aquí).

Si te interesa promover la implementación del Sistema de Manejo de Visitantes para mejorar la gestión turística en tu localidad o región, contáctame.

Durante el desarrollo de mi tésis, participé en distintos proyectos multidisciplinarios de investigación y desarrollo, incluyendo la aplicación de los módulos del SMV desde la firma de consultoría Identidad y Desarrollo, en dónde participé de 2012 a 2016. Esto me permitió adquirir cada vez más experiencia en desarrollo sostenible del turismo desde diversas perspectivas.

En resumen, en mi carrera me he involucrado con cadenas de suministros y logística, gestión de proyectos de desarrollo, planeación urbana, identidad y sentido de lugar de destinos turísticos, monitoreo de indicadores, desarrollo e integración de reportes de consultoría e institucionales y diseño web desde distintas trincheras. Conoce más sobre mi trayectoria en mi perfil de LinkedIn.

Tomando las riendas del mañana

A partir de 2018, me fijé un nuevo objetivo, dedicarme a promover e implementar proyectos de desarrollo sostenible en distintos ámbitos sin la necesidad de andar persiguiendo la tortilla.

Es así como surge este blog con un doble propósito: el de conectar, co-crear y compartir reflexiones y proyectos que incidan en el desarrollo sostenible a través de un estilo de vida y de viaje responsable, y el de promover la implementación de proyectos que incidan de manera positiva en el entorno físico y los imaginarios colectivos para habilitar la construcción de un mejor entorno para vivir, visitar y disfrutar.

Moldeamos nuestro entorno, así mismo, nuestro entorno nos moldea a nosotros.

Basado en la frase de Winston Churchill, We shape our buildings, thereafter, our buildings shape us

Leave a Comment